¿A qué huele un recuerdo?

Hoy he abierto un sueño embotellado.        A qué me va a oler un recuerdo si no es a vosotras. A todas vosotras. A cada una de vosotras.                                                              A mi querido norte, más allá del muro.      A ese frío invernal a principios de junio, donde la chaqueta te salvaba la vida de vuelta a casa. Aunque yo siempre me perdí por el camino.                                                  A  esa niebla tan de Agatha Christie que nos invadía de camino al colegio. Y nosotros, tan inocentes, creíamos estar en Nunca Jamás |donde los niños nunca crecen|                                                              A  aventuras increíbles donde podíamos ser lo que quisiéramos. Imaparables. Inmejorables. Felices.                                      A esos paseos junto al río donde el olor a tierra húmeda se quedaba grabado en cada uno de tus poros de la piel. Yo aún lo conservo.                                                            A esos momentos de película que no cambiaría por nada del mundo.                  A  verde. A bonito. A pasado. A infancia. A sueños embotellados.

Joder, qué afortunado soy de tener parte vuestra dentro mía, donde los sueños aún siguen fluyendo. Donde, por suerte, aún siguen vivos.                                                    Tal vez nos hayamos hecho mayores y vosotras ahora estéis en Londres y yo en California, pero sé que Nunca Jamás nos volverá a abrir sus puertas una vez más. 

Como ya he dicho, hoy he abierto un sueño embotellado, de esos que crees olvidados. Y me ha olido a todo esto.